Recetas de cocina por orden albafetico

 A I B I C I D I E I F I G I H I I I J I K I L I M I N I O I P I Q I R I S I T I U I V I W I X I Y I Z

 

  X PAÍS  

Buscar mas Recetas y artículos en Google
Búsqueda personalizada

ÁFRICA   AMÉRICA   ASIA   EUROPA   OCEANÍA

LA CATA: EL ANÀLISIS DE LOS SENTIDOS

 X ESPECIALIDADES
 X TIPO DE ALIMENTOS
 DICCIONARIO / GLOSARIO
 VINOS / BODEGAS
 GUÍA DE RESTAURANTES
 NOTICIAS
 NUTRICIÓN
 LIBROS DE COCINA
 COCINAS
 MUEBLES PARA COCINAS
 RECETAS EXCLUSIVAS
 FORO
 NEWSLETTERS
 TIPS / CONSEJOS
 FREEZERS
 TRAGOS
 ENVÍANOS TU RECETA
 TABLA DE CALORÍAS
 TABLA DE MEDIDAS
 LA TALLA ADECUADA
 PLANTAS MEDICINALES
 TRUCOS
 MAPA DEL SITIO

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Enlaces patrocinados

Catar un vino es someterlo al análisis de los sentidos del consumidor, en particular a los de la vista, olfato y gusto

Cuando se lleva a cabo la cata, se trata de percibir, analizar y memorizar las sensaciones que el vino transmite, permitiendo así tener un conocimiento más preciso y una acertada opinión sobre el producto

Se tiende a creer que la cata es una técnica difícil, que precisa de unas habilidades excepcionales, pero nada más lejos de la realidad.

Aprender a catar permite disfrutar del vino, siempre utilizando eficazmente los sentidos para poder interpretar

  las sensaciones visuales, olfativas, táctiles y gustativas que forman parte del análisis sensorial. A la percepción de las sensaciones se añade la descripción, que vendrá favorecida del aprendizaje de un vocabulario determinado para realizar un más acertado análisis  
  La mecánica de la cata obliga a seguir un sencillo ritual que no es más que la utilización ordenada y lógica de los sentidos. Primero se mira el líquido, y se comprueba que su color es limpio y brillante en atención al vino que se trata de catar. En segundo lugar, se acerca a la nariz para descubrir los aromas (agradables), ú olores (desagradables), percepción que además permitirá advertir los aromas primarios (los que aporta la variedad de uva), los secundarios (aportados por la fermentación) y los terciarios o bouquet (que los otorga el envejecimiento en la barrica). Por último, se introduce en la boca una pequeña cantidad de vino, y serán las papilas gustativas y el área retro nasal las que desvelarán los sabores y su persistencia

VISTA
 Por ella sabremos de la limpidez y del color del vino, de su intensidad y de sus matices. Es la primera impresión e influye bastante sobre las siguientes. Por ejemplo: ante un vino turbio y de color anormal, nos predispondremos negativamente

OLFATO
Existen 2 vías de acceso a la mucosa olfativa:

- La vía nasal directa. (Inspiración por la nariz)
- Vía retrosanal. (Los aromas pasan de la cavidad bucal a las fosas a   las fosas nasales).

GUSTO
Las células sensibles al gusto, están localizadas sobre la lengua, y son unas pequeñas prominencias llamadas papilas. Estas papilas detectan los sabores elementales, que son:

- Dulce: Se percibe e la punta de la lengua.
- Salado: Percepción en los bordes siguientes a la punta de la Lengua.
- Ácido: Se nota en los bordes y debajo de la lengua.
- Amargo: Se percibe en la parte posterior de la lengua

El gusto dulce es el primero que se percibe, (es instantáneo), seguidamente se perciben el gusto ácido y salado. Finalmente el gusto amargo es el más lento de percibir

TACTO
   Existen el la lengua unas papilas llamadas filiformes, sensibles a los estímulos táctiles. Tienen un papel importante, ya que permiten conocer la temperatura, viscosidad y cuerpo de un vino, así como sus astringencias

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

HOME         MAP       CONTACT US 

Copyright 2015 Recetas Gourmet .com.ar. Permitido el uso del contenido citando la fuente y link a www.recetasgourmet.com.ar